Administración financiera

Principios contables

principios contables

Imagínese por un momento que los estados financieros se elaboraran bajo el criterio de cada contador. ¿Cree que sería posible lograr interpretar la situación financiera y los resultados de las empresas fácilmente? La respuesta naturalmente sería que no, debido a que cada contador de cada empresa utilizaría su propio criterio para elaborar los estados financieros de la compañía siendo imposible una uniformidad para la interpretación de cualquier estado financiero. Por esta razón, el principal objetivo y propósito que persiguen los Principios contables o como generalmente se le conoce los principios de contabilidad generalmente aceptados (PCGA) o normas de información financiera (NIF) es establecer normas y reglas de presentación de estados financieros de manera uniforme.

Las personas a quienes van dirigidos los estados financieros (Propietarios, inversores, directivos, acreedores) necesitan que la información acerca de las transacciones de la empresa y su situación financiera se presente con total claridad y satisfagan sus necesidades. Esta necesidad de información financiera confiable y veraz solo puede satisfacerse si existen normas, reglas, procedimientos y Principios generalmente aceptados y utilizados por todos.

¿Qué pasaría entonces si cada empresa utilizara sus propios criterios, reglas, normas y procedimientos para presentar la situación financiera de la empresa?

  1. Las personas a las que van destinados los estados financieros estarían mal informados llevándolos a tomar decisiones inadecuadas.
  2. No existiría una base para comparar el estado, los beneficios y la situación financiera de varias compañías.
  3. La situación financiera correspondiente a periodos o meses diferentes no podrían compararse entre sí a menos que se apliquen los Principios de contabilidad generalmente aceptados PCGA.

¿Cuáles son los Principios contables generalmente aceptados?

El estatuto de la contaduría en Colombia (ley que reglamenta la contabilidad en Colombia) en su artículo 6, ley 43 de 1990, define lo siguiente: “Se entiende por principios o normas de contabilidad generalmente aceptados en Colombia, el conjunto de conceptos básicos y de reglas que deben ser observados al registrar e informar contablemente sobre los asuntos y actividades de personas naturales o jurídicas. Apoyándose en ellos, la contabilidad permite identificar, medir, clasificar, registrar, interpretar, analizar, evaluar e informar, las operaciones de un ente económico, en forma clara, completa y fidedigna”.

Al mencionar los Principios o normas de contabilidad generalmente aceptada en Colombia se hace imprescindible tener como base el decreto 2649 de 1993 el cual expide los principios o normas que regulan la practica contable en Colombia y determina que este debe ser aplicado por todas las personas que ante la ley estén obligadas a llevar contabilidad en Colombia. En el Capítulo III de este decreto se establecen las normas básicas contables generalmente aceptadas, las cuales como se ha mencionado en párrafos anteriores son un conjunto de principios, conceptos y prohibiciones, que fundamentan la información contable con el fin de hacerla comprensible, útil y comparable. Estos son:

  1. Principio de ente económico: Es la empresa como tal, es decir se trata de la actividad económica que desarrolla y de la cual provienen los recursos. El ente económico es la organización dedicada a la generación de ingresos a través de la venta de algún servicio o producto. Este ente económico debe ser definido e identificado de forma independiente sin tener en cuenta las operaciones particulares de sus propietarios y accionistas.
  2. Principio de continuidad: Este principio determina que la información expresada en la contabilidad debe esclarecer si el ente continuara o no funcionando en periodos futuros. Si tras el análisis de los estados financieros se determina que probablemente dicho ente no podrá seguir funcionando la presentación de estos resultados debe expresarlo claramente estipulando por ejemplo las deficiencias de capital, los flujos de efectivo negativos, incumplimiento de obligaciones financieras, venta de activos importantes y hasta las restricciones jurídicas a la posibilidad de operar, huelgas o catástrofes.
  3. Principio de unidad de medida: Este principio contable establece que los recursos y transacciones económicas de la empresa deben registrarse de acuerdo con el sistema monetario donde actúe la empresa. Es decir por regla general se debe utilizar como unidad de medida la moneda funcional donde opere la empresa, y si esta hace operaciones en otra unidad de medida deberá convertirla a la moneda funcional de acuerdo a la tasa de cambio del momento.
  4. Principio de periodo: Este principio contable estipula que la empresa deberá presentar su situación financiera y el resultado de sus operaciones periódicamente durante su existencia. Estos cortes periódicos deben definirse previamente de acuerdo con las normas legales y en consideración al ciclo de las operaciones. Lo que si es cierto es que Por lo menos una vez al año, con corte al 31 de diciembre, el ente económico debe emitir estados financieros de propósito general.
  5. Principio de valuación o medición: Indica que las transacciones, recursos o hechos económicos de la empresa deben cuantificarse o medirse en términos de la unidad de medida vigente. A cada uno de ellos se le asignara un valor. Se distinguen cuatro tipos de valores o mediciones: el valor histórico, actual, de realización y el presente.
  6. Principio de esencia sobre la forma: La información representada en los estados financieros debe indicar los acontecimientos que representan los movimientos y transacciones económicas, no únicamente la información legal de las obligaciones que adquirió la empresa al firmar un contrato.
  7. Principio de realización: De acuerdo a este principio, solo puede registrarse contablemente los hechos económicos que han ocurrido realmente y tendrán validez si se puede comprobar que la empresa obtuvo o tendrá entradas o salidas de recursos, beneficios o pérdidas económicas razonablemente cuantificables.
  8. Principio de asociación: Este principio se encarga de comprobar que los ingresos reportados por la empresa tengan una justificación razonable. Debido a esto todo ingreso debe ir justificado con un costo o gasto incurrido para obtener dichos ingresos registrando unos y otros simultáneamente en las cuentas de resultados.
  9. Principio de mantenimiento del patrimonio: Este principio permite que la información establecida en un estado financiero refleje el patrimonio de la empresa. Es decir establece si una empresa obtuvo utilidad en un periodo si su patrimonio al inicio de este periodo ha sido mantenido o aumentado.
  10. Principio de revelación plena: La empresa debe suministrar y revelar todos los informes, hechos y datos adicionales o suplementarios para comprender y evaluar el estado de su situación financiera, cambios en el patrimonio, generación de flujos de efectivo futuros o cambios que esta hubiese experimentado.
  11. Principio de importancia relativa o materialidad: Estos quiere decir que los hechos económicos que deben ser informados son aquellos que pueden afectar las decisiones que se tomen sobre la empresa y que afecte su situación. Según el artículo 16 del decreto 2649 de 1993 “Al preparar estados financieros, la materialidad se debe determinar con relación al activo total, al activo corriente, al pasivo total, al pasivo corriente, al capital de trabajo, al patrimonio o a los resultados del ejercicio, según corresponda”.
  12. Principio de prudencia: Los estados financieros deben estar enmarcados en el principio de la prudencia, es decir Cuando quiera que existan dificultades para medir de manera confiable y verificable un hecho económico realizado, se debe evitar sobrestimar los bienes de la empresa y la subestimación de las obligaciones.
  13. Principio de características y prácticas de cada actividad: Este principio establece la flexibilidad que pueden tener las empresas al presentar sus estados financieros enmarcados en todo caso en la satisfacción de la información y la fácil lectura, los cuales pueden estar diseñados de acuerdo a su actividad económica, la naturaleza de sus operaciones, su ubicación geográfica, su desarrollo económico y tecnológico.
To Top