Administración financiera

¿Qué es solvencia?

SOLVENCIA

Solvencia o Liquidez

La solvencia o liquidez describe el grado en que un activo o valor puede ser comprado o vendido rápidamente en el mercado sin afectar el precio del activo.

La liquidez del mercado se refiere a la medida en que un mercado, como el mercado de valores de un país o el mercado inmobiliario de una ciudad, permite que los activos se compren y se vendan a precios estables. El efectivo es el activo más líquido, mientras que bienes raíces, obras de arte y coleccionables son relativamente poco líquidos.

En la contabilidad la solvencia mide la facilidad con que un individuo o empresa puede cumplir con sus obligaciones financieras con los activos líquidos disponibles. Hay varios ratios que expresan la liquidez contable.

El efectivo se considera el estándar para la solvencia porque puede más rápida y fácilmente ser convertido en otros activos. Si una persona quiere un refrigerador de $1,000, el efectivo es el activo que puede ser utilizado con mayor facilidad para obtenerlo. Si esa persona no tiene dinero en efectivo, pero una colección de libros raros que se han avaluado en $ 1.000, es poco probable que encuentre a alguien dispuesto a cambiarle el refrigerador por su colección.

En su lugar, tendrá que vender la colección y usar el dinero para comprar el refrigerador. Eso podría ser aceptable si la persona puede esperar meses o años para hacer la compra, pero podría presentar un problema si la persona sólo tiene unos días. Puede que tenga que vender los libros por debajo de su valor, en lugar de esperar a un comprador que esté dispuesto a pagar el valor total. Los libros raros son, por lo tanto, un activo ilíquido.

 

Liquidez de mercado

En el ejemplo dado anteriormente, el mercado de refrigeradores a cambio de libros raros es tan ilíquido que a todos los efectos, no existe. El mercado de valores, por otra parte, se caracteriza por una mayor liquidez o solvencia de mercado. Si un intercambio tiene un volumen elevado de transacciones que no están dominadas por la venta, el precio que un comprador ofrece por acción (el precio de la oferta) y el precio que el vendedor está dispuesto a aceptar (el precio de venta) serán bastante cercanos el uno del otro.

Los inversionistas, entonces, no tendrán que renunciar a ganancias por realizar una venta rápida. Cuando el diferencial entre los precios de oferta y demanda crece, el mercado se vuelve más ilíquido. Los mercados de bienes raíces son básicamente menos líquidos que los mercados de valores, ya que los compradores pueden exigir grandes descuentos de los vendedores que quieren deshacerse de sus propiedades rápidamente.

 

Liquidez contable

Para una entidad, como una persona o una empresa, la liquidez contable es una medida de su capacidad para pagar deudas, es decir, para tener acceso a su dinero cuando lo necesitan.

En el ejemplo anterior, los activos del recolector de libros raros son relativamente ilíquidos, y probablemente no obtendría su valor total de $1.000 si tuviera que venderlo con rapidez. En términos prácticos, la evaluación de la liquidez contable significa comparar los activos líquidos con los pasivos corrientes, o las obligaciones financieras que vencen dentro de un año. Hay una serie de razones que miden la liquidez contable, que difieren en lo estrictamente que definen los “activos líquidos”.

Lea también: Razones o índices financieros.

 

Relación corriente

La proporción actual es la razón más simple y menos estricta. Los activos corrientes son aquellos que razonablemente se pueden convertir en efectivo en un año.

Relación Corriente = Activo Corriente / Pasivo Corriente

Prueba de ácida

La prueba ácida es ligeramente más estricta. Excluye los inventarios y otros activos corrientes, que no son tan líquidos como el efectivo y equivalentes de efectivo, cuentas por cobrar e inversiones a corto plazo.

Proporción prueba ácida = (Efectivo y Equivalentes de Efectivo + Inversiones a Corto Plazo + Cuentas por Cobrar) / Pasivos Corrientes

Una variación de la prueba acida simplemente resta el inventario de los activos actuales, lo que la hace un poco más generoso que la versión mencionada anteriormente:

Proporción prueba ácida = (Activo Corriente – Existencias) / Pasivo Corriente

 

Relación de caja

La relación de caja es la más exigente de los ratios de liquidez o solvencia, excluyendo las cuentas por cobrar, así como los inventarios y otros activos corrientes. Evalúa la capacidad de una entidad para permanecer solvente en el caso de una emergencia. Incluso las empresas altamente rentables pueden tener problemas si no tienen la liquidez necesaria para reaccionar ante eventos imprevistos.

Relación de caja = (Efectivo y Equivalentes de Efectivo + Inversiones a Corto Plazo) / Pasivos Corrientes

Lea también: Análisis e índices de liquidez

Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top