Conceptos básicos financieros

Capacidad de pago

capacidad de pago

Análisis de la capacidad de pago


El análisis de la capacidad de pago, o capacidad de endeudamiento es un tema que puede detallarse desde distintas perspectivas. Desde la óptica de las entidades financieras, desde la necesidad de usuario, desde el punto de vista empresarial; son algunos de los escenarios desde los cuales puede abordarse este tema.

 

¿Qué es la capacidad de pago?

La capacidad de pago o capacidad de endeudamiento, es un indicador que nos permite conocer la probabilidad que tenemos de cumplir con nuestras obligaciones financieras. Este indicador es usado por las entidades financieras como parte del procedimiento del otorgamiento de un crédito, lo cual quiere decir que antes de que una entidad nos apruebe un crédito, primero evalúa que nos encontremos en capacidad de responder por dicha obligación, de lo contrario el crédito será negado.

 

Perspectiva del usuario: ¿Para qué me sirve conocer mi capacidad de endeudamiento?

La capacidad de pago es un indicador frecuente e indispensable de las entidades financieras, pero, ¿Qué tan frecuente los usuarios evalúan cuánto pueden endeudarse? La verdad, muy pocas veces o nunca. De hecho, es una de las principales causas de que las finanzas personales se vean afectadas. Los usuarios deben de forma proactiva conocer su capacidad de pago antes de adquirir obligaciones financieras, sobre todo obligaciones informales, como compra de ropa a crédito, deudas en las tiendas, aportes en el hogar.

¿Le ha pasado que tan pronto como recibe su sueldo, este desaparece? Pues bien, esta situación es la consecuencia de no evaluar nuestra capacidad de pago, adquirimos obligaciones sin analizar de forma crítica nuestra situación, como resultado trabajamos para pagar deudas y quedamos expuestos ante los imprevistos, las emergencias y al incumplimiento de nuestras obligaciones financieras.

 

Perspectiva de las entidades financieras

El análisis de la capacidad de pago es una actividad que forma parte del procedimiento de riesgo crediticio, específicamente se lleva a cabo en la etapa de otorgamiento del crédito, ya que las entidades deben conocer el sujeto del crédito y su capacidad de endeudamiento.

¿Qué es el riesgo crediticio?

Desde la perspectiva de las entidades financieras el término más relevante en materia de capacidad de endeudamiento es el riesgo crediticio, este se define como la posibilidad de que una entidad incurra en pérdidas y se disminuya el valor de sus activos, como consecuencia de que un deudor incumpla sus obligaciones.

¿Qué información utilizan las entidades financieras para la evaluación de la capacidad de pago?

Los métodos mediante los cuales las entidades financieras realizan el análisis de la capacidad de pago de un deudor, varían de una entidad a otra, existen bancos que se basan exclusivamente en el índice de endeudamiento (Pasivos / Activos), sin embargo en la actualidad las entidades recaudan una mayor cantidad de información que soporte sus evaluaciones, información como la siguiente:

  • Flujo de ingresos y egresos
  • Si el deudor financia un proyecto con el crédito, se solicita el flujo de caja del deudor y del proyecto financiado.
  • Índice de endeudamiento.
  • Cumplimiento actual y pasado de sus obligaciones financieras.
  • El número de veces que el crédito ha sido refinanciado o reestructurado.
  • Evolución de las cuotas según el comportamiento de las tasas.
  • Para créditos en monedas extranjeras, el riesgo del régimen cambiario.

Expertos consultados afirman que en una entidad financiera lo importante a la hora de evaluar la capacidad de pago de un deudor no es cuánto se debe, sino cuánto debe desembolsarse.

 

¿Cómo evaluar mi capacidad de pago?

Como ya hemos mencionado, el análisis de la capacidad de endeudamiento que realizan las entidades financieras se compone de múltiples variables, de indicadores y de información que no siempre un usuario particular puede acceder. Sin embargo, se puede realizar un análisis de nuestra capacidad de pago siguiendo unos simples pasos:

1. Ingresos: Haz un listado con todos tus ingresos, tanto salarios, como arriendos, pensiones, en general cualquier fuente de ingresos. En el caso de contar con ingresos variables, como es el caso de las horas extras, o los rendimientos de algún negocio, podemos sacar un promedio de estos, eso sí, este promedio debe ser lo más conservador posible. Recuerda además que estos ingresos deben estar libres de los impuestos que te correspondan.

Tipo de ingresos Dinero (mes)
Salarios $ 1’000.000
Arriendos $    150.000
Promedio de horas extras $      70.000
Total de ingresos $ 1’220.000

2. Gastos: Haz un listado de todos tus gastos, debes procurar no obviar gasto alguno, debes tener en cuenta que tienes gastos fijos y variables, llévalos al total mensual, así por ejemplo si tienes un gasto trimestral o semestral (por ejemplo educación) divide su valor total por el tiempo en que se causa el gasto, así entonces si es un gasto trimestral debes dividir entre tres para que tengas el valor mensual.

Tipo de gastos Dinero (mes)
Alimentación $    120.000
Vivienda (alquiler o cuotas, servicios públicos, Internet) $    400.000
Transporte $      50.000
Educación $      40.000
Ocio $      60.000
Deudas (créditos formales e informales) $      30.000
Total de gastos $    700.000

3. Disponible: Es hora de conocer si ganamos más de lo que gastamos, con el total de ingresos mensuales y el total de gastos mensuales podemos hacerlo:

Disponible = Total de ingresos – Total de gastos

Disponible = $ 1’020.000 – $ 700.000

Disponible = $ 520.000

4. Gastos imprevistos: Tanto el ser humano como sus finanzas son vulnerables, de tal manera que debemos prepararnos para algún gasto de emergencia, de tal forma que le aconsejamos aplicar un 20% sobre el valor disponible para prever este tipo de gastos:

Disponible después de imprevistos = Disponible * (1 – 0,20)

Disponible después de imprevistos = $ 520.000 * (0,8)

Disponible después de imprevistos = $ 416.000

5. Gastos eventuales: Existen muchos gastos hormiga, es decir, aquellos pesos que se van diariamente de más, y que no están presupuestados, de tal forma que para preverlos te aconsejamos aplicar un 10% sobre el valor disponible después de imprevistos:

Disponible después de eventuales = Disponible después de imprevistos * (1- 0,10)

Disponible después de eventuales = $ 416.000 * (0,9)

Disponible después de eventuales = $ 374.400

Ya tenemos el monto sobre el cual puedes adquirir una nueva obligación financiera, vamos a calcular cuál es su indicador porcentual:

Índice de capacidad de pago (%) = Disponible después de eventuales / Total de ingresos

Índice de capacidad de pago (%) = $ 374.400 / $ 1’220.000

Índice de capacidad de pago (%) = 0,3069

Índice de capacidad de pago (%) = 30,69 %

Podemos concluir que una capacidad es baja cuando esta se encuentra por debajo del 10%, media cuando esta se encuentra entre el 10% y el 30%, y alta cuando supera el 30%.

 

Evalúe su capacidad de capacidad de pago

Ingrese la información que le solicita el formato y obtenga su capacidad de endeudamiento…





To Top