Conceptos básicos financieros

¿Qué es una cesión de cartera?

CESIÓN DE CARTERA

Cesión de cartera

La cesión de cartera es la transmisión de los contratos de seguros entre dos o más empresas de este ámbito. Esta permite la diversificación del riesgo de las empresas aseguradoras para así incrementar sus grados de especialización. Esta operación se realiza por medio de la transferencia de contratos de seguros vigentes entre las aseguradoras que hagan parte de esta operación.

En este tipo de contratos se debe especificar la siguiente información: los datos personales del cedente, un cesionario, la parte contractual, el beneficiario del seguro, el asegurado, el solicitante y los riesgos en los que pueda caer la operación.

En otras palabras, la cesión de cartera se refiere a un traspaso de una empresa a otra (o entre varias), ciertos activos, pasivos u otros tipos de elementos empresariales; lo más común es que en las empresas de seguro sucedan traspasos constantes de los contratos para optimizar la protección de riesgos.

Hay una serie de reglas de actuación para la cesión de cartera, cuya gestión debe estar aprobada por el ministerio de Finanzas, Hacienda y Economía dependiendo del país (es decir, la entidad encargada de estos temas por país). Además de esto, la empresa cesionaria deberá poseer las provisiones técnicas necesarias y también con un margen de solvencia suficientemente amplio.

 

Procedimiento para la cesión de cartera

Este procedimiento deberá ser presentado en la dirección General de Seguros, adjuntando con el mismo la siguiente información:

  • Certificado de los acuerdos de cesión de cartera
  • Convenio de cesión de cartera, el cual a su vez, debe poseer la siguiente información:
  • Información respecto a los elementos, tanto activos como pasivos, que se vayan a ceder
  • Fecha formal de la realización de la cesión
  • Precio acordado de dicha negociación
  • Balance de la situación de la empresa (cuentas de pérdidas y ganancias)
  • Cálculo y cuantificación de las coberturas que se cederán
  • El margen de solvencia actual.

 

El Ministerio de Finanzas, Hacienda y Economía del país en cuestión se encargara de formalizar y dictar la orden sobre la cesión de cartera, la cual deberá ser publicada en el boletín oficial del estado. Una vez se autorice, la cesión pasara a la escritura pública, remitiéndose a la Dirección General de Seguros. A parte de esto, si la cesión llega a una cuota igual o mayor al 25% del mercado, los participantes de la cesión tienen que notificar la operación a la Dirección General de Seguros.

Por último, la liquidación de esta operación será la última fase de todo el proceso. El Ministerio de Finanzas, Hacienda y Economía será responsable en las acciones respecto a la ordenación y supervisión de la entidad en liquidación, incluso, teniendo el poder de fiscalizar la administración y contabilidad de las entidades que intervengan, en el caso de ser conveniente.

 

¿Qué características debe tener un tercero para la cesión de cartera?

Para un particular, se deben tener las siguientes características:

  • Las entidades que sean vigiladas por la Superintendencia Financiera, pueden ceder total o parcialmente sus activos (cartera), pasivos y contratos. De esta misma forma, la cesión de cartera puede efectuarse a un tercero sin la necesidad de que sea una persona calificada
  • El acreedor dispone de su derecho y por ende puede transferirlo a un tercero, quien pasaría a ser el único individuo activo de la relación. Es decir, el tercero adquiere la posición del acreedor con sus derechos y obligaciones (los cuales deben ser especificados en el contrato).
  • Cualquier otra entidad distinta de los establecimientos de crédito, podría otorgar créditos de vivienda (los cuales deben denominarse en la moneda legal u otro tipo como las unidades de valor real, UVR), con las especificaciones y condiciones que aprueben las respectivas entidades; siempre y cuando los sistemas de amortización no posean la capitalización de los intereses, ni imponga sanciones por prepagos parciales o totales.
  • Por último, la inembargabilidad del patrimonio familiar (para el caso de Colombia, tratada en el artículo 22 ibídem, de la ley 546) se dará como levantada solamente a favor del acreedor de la hipoteca que financio la adquisición de la misma o de a quien transfiera sus derechos. Siguiendo con lo anterior, se consagra que el patrimonio de familia es embargable solamente por parte de las entidades que financien la construcción, mejora, adquisición o subdivisión de la vivienda.

 

Lea también: Póliza de seguros.

 

 

 

Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top