Conceptos básicos financieros

Condonación de la deuda

Condonación de la deuda

Condonación de la deuda

La condonación, remisión o perdón de una deuda se caracteriza principalmente por ser un modo de liberar al deudor de las obligaciones mediante la remisión o la condonación. Es un acto jurídico por el cual un acreedor expresa su voluntad de extinguir total o parcialmente su derecho de crédito, sin recibir algo a cambio. Es decir la extinción parcial o de todas las obligaciones que tiene un deudor hacia su acreedor.

Se utiliza también el término quita de la deuda para definir el mismo concepto con la diferencia de que la condonación de la deuda es el perdón jurídico o sea oficial de la deuda; y la quita de la deuda es el cese del pago de dicha deuda.

Existe una clasificación para cada tipo de condonación y esta es:

 

Tipos de condonación o remisión de deuda

  • Parcial: tiene lugar cuando se renuncia solo a una parte de la deuda.
  • Total: es cuando se renuncia a la totalidad de la deuda.
  • Voluntaria: Es la más común y consiste en la renuncia voluntaria del derecho de crédito por parte del acreedor.
  • Forzada: Extraordinariamente, al acreedor se le puede imponer la renuncia del derecho de crédito, está situación se presenta por ejemplo en el caso de una quiebra empresarial o en una situación de concurso de acreedores el cual es un procedimiento jurídico que se pone en marcha cuando una persona física o jurídica se declara insolvente y no puede hacer frente a sus deudas de forma generalizada.
  • Inter vivos: recibe este nombre cuando la condonación se produce entre personas físicas o jurídicas vivas.
  • Mortis causa: Se denomina mortis causa cuando por causa del fallecimiento del deudor se da la condonación de la deuda. 

Si por el contrario el deudor no tuviera el consentimiento del acreedor y dejará repentinamente de pagar la deuda se denomina default (cesacion de pago) o impago de la deuda. Frente a estas situaciones en algunos casos el acreedor se planteará el renunciar a una parte o la totalidad de la deuda cuando se estime que las consecuencias de una cesación de pago van a resultar menos beneficiosas y más drásticas. Se procede entonces a realizar un acuerdo de pago; ya que resulta más beneficioso finalmente obtener 50% de algo que %100 de nada. Una vez hecha dicha renuncia y siendo aceptada por el deudor queda extinguida la obligación.

Existen dos espacios donde tienen lugar las remisiones de las deudas:

Deuda privada

En la deuda privada los deudores son personas o personas jurídicas. Se podría considerar una quita o condonación. La deuda privada está presente desde la antigüedad específicamente en Oriente Medio y en la Antigua Grecia.

Deuda pública

En la deuda pública los deudores son las administraciones públicas de un país. En el caso de la deuda pública, al no tratarse de una renuncia libre de parte de los acreedores y al ser una iniciativa de los deudores, se ajustaría a otros supuestos legales como la declaración de default (cesación de pago) o declaración de impago. La deuda pública aparece recientemente ya que dicha deuda aparece como tal a finales del siglo XVII.

 

¿A quién le corresponde condonar total o parcialmente una deuda?

Está en capacidades para condonar o quitar una deuda el acreedor de la obligación, aunque no puede ser cualquier acreedor. (Debe ser hábil para disponer de la condonación porque de lo contrario la remisión de la deuda no será válida).

Cuando el acreedor manifiesta libremente la condonación y es de tipo inter vivos (entre personas físicas o jurídicas vivas) se requiere una autorización del notario en dicho caso; aparte de la hábiliad para disponer de la remisión por que de lo contrario analogamente la remisión de la deuda no sera válida)

Tambien cuando se trate de la condonación de una deuda que recaiga sobre un bien inmueble requiere para su validez, que la condonación sea otorgada por escritura pública e inscrita en el registro de instrumentos públicos.

Finalmente hay que aclarar que puede haber remisión tácita y se da cuando el acreedor de manera voluntaria entregar al deudor el titulo en que figura la obligación, lo destruye o lo cancela con la intención de extinguir la deuda. Cabe aclarar que en algunas situaciones como las nombradas anteriormente se requiere la autorización de un notario o algún ente jurídico dependiendo de la circunstancia de la misma.

Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top