Consumo inteligente

Consejos para ejercer un consumo inteligente

consumo inteligente
Google

Consejos para ejercer un consumo inteligente

“Nada nos proporciona dignidad tan respetable, ni independencia tan importante; como el no gastar más de lo que ganamos” Séneca.

En búsqueda del bienestar financiero no solo basta con mejorar nuestras fuentes de ingreso, también se hace necesario asumir con espíritu crítico nuestro rol como consumidores. ABCFinanzas.com le cuenta algunos consejos para ejercer un consumo inteligente.

 

NO gaste más de lo que tiene

Si se acostumbra a gastar más de lo que tiene la ecuación no cuadra, usted nunca ahorrará. Mantenga el control de sus gastos, evite en lo posible excederse en las compras, establezca prioridades de consumo, programe sus compras y póngase metas de ahorro para ello. No está de más recordar que en caso de contar con tarjetas de crédito, este dinero no le pertenece y su uso tiene un costo que afecta directamente su bolsillo.

 

Compare precios

Un consumidor inteligente no compra lo primero que ve. Hoy en día, establecimientos como las grandes superficies están obligados a presentar los precios por unidad de medida (P.U.M) de sus productos, pues bien, haga una relación costo/beneficio y elija con criterio lo que le conviene. Algunos elementos costosos, aunque de calidad, en muchas ocasiones no aportan el suficiente valor agregado que justifique su elección. Además infórmese, muchos vendedores se aprovechan del desconocimiento de los consumidores.

 

Planifique, ahorre o invierta lo que le sobra

No disponer de dinero ante una oportunidad de inversión es algo que un consumidor inteligente no debe permitirse. Requerir de un bien o servicio y desaprovechar que este se encuentre en promoción por falta de dinero, no es conveniente. Además, no contar con un ahorro para imprevistos y eventualidades puede resultarle demasiado costoso, por no decir peligroso. El dinero que le quede después de cumplir con sus obligaciones debe tener un destino según su plan financiero.

 

“NO” también es una respuesta

Pierda el temor a decirle “NO” a las deudas, algunas de ellas son necesarias, pero otras pueden y deben evitarse. Si la nueva obligación no se justifica, es muy probable que no la necesite. Por otro lado actúe de forma proactiva, evalúe su capacidad de pago antes de contraer una obligación necesaria, usted puede calcular si su flujo de caja se adaptará o no a la nueva deuda.

 

Sea precavido con su dinero

La seguridad en un consumidor inteligente debe convertirse en un hábito. Ser precavido con sus recursos es un aspecto que no solo puede ahorrarle dinero, sino que puede preservar su integridad. Por eso, un consumidor inteligente toma las medidas necesarias a la hora de realizar una transacción bancaria, conserva sus alternativas de crédito, es cauteloso a la hora de invertir, a la hora de comprar, a la hora de portar efectivo, al momento de recibir efectivo, y también para evitar recibir gato por liebre. Pague solo por lo que le ofertaron, la ley lo ampara como consumidor.

 

Aprenda para que enseñe… ¡Comparta!

Si se encuentra en la búsqueda de convertirse en un consumidor inteligente cuéntelo, si ya comenzó a percibir mejoras en su economía, cuénteles a sus allegados lo gratificante que es hacer buen uso del dinero y las desventajas de malgastarlo. Un buen primer paso sería, sin duda, compartir estos consejos.

To Top