Conceptos básicos financieros

¿Cómo funcionan los impuestos?

Google

¿Cómo funcionan los impuestos?

Los impuestos son el dinero que las personas y empresas deben pagar al Estado para contribuir con su sostenimiento y satisfacer las necesidades públicas. Es decir, que esta es la principal forma por medio de la cual el Estado obtiene los recursos necesarios para llevar a cabo sus actividades y funciones referentes a la administración pública, inversión social, seguridad, educación, infraestructura, etc.

Dicho de otra manera, para que el Estado pueda construir una carretera, construir colegios, hospitales o viviendas, necesita financiación y recursos, y son las personas quienes financian estas obras a través de los diferentes impuestos que veremos a continuación.

 

Efectos negativos que generan unos impuestos excesivos:

En la dinámica de la economía:

La forma como pueden los impuestos afectar a las personas depende del monto que se cobre y de los bienes o servicios gravados, esto debido a que un cálculo errado sobre el valor de un impuesto podría generar resultados adversos a los esperados, por ejemplo la carga fiscal para una persona o empresa puede ser tan alto hasta el punto de no querer generar riqueza, producir, ahorrar o generar patrimonio. La combinación “impuestos – economía” trae efectos secundarios si un gobierno no es cauteloso al momento de imponer un impuesto ya que podría desacelerar el desarrollo económico, dado que le quitan capacidad de gasto a los ciudadanos y peor aún desestimula aquellas actividades gravadas con impuesto.

En las finanzas personales:

¿Está bien que una persona que gane $ 2.000.000 al mes pague $ 30.000 en impuestos por un bien o servicio gravado y que otra persona que gane $ 700.000 al mes pague estos mismos $30.000? Tal y como se evidencia ésta tarifa pagada no guarda ninguna relación con la capacidad económica entre una persona y otra, ya que una persona pobre y una con mayor poder adquisitivo pagarán la misma cantidad de dinero por el impuesto del mismo bien o servicio. Esto implica que la economía de la persona de menor poder adquisitivo se vea claramente afectada debido a que la cantidad de dinero que debe pagar por este impuesto es mucho mayor en proporción a su ingreso que la que debe pagar la persona de mayor poder adquisitivo. Los impuestos progresivos, es decir, aquellos en los cuales se cobra a todos por igual sin guardar ningún tipo de relación con la capacidad económica de cada persona, presenta la característica inequitativa de reducir la capacidad de gasto; claros ejemplos de estos tipos de impuestos son el IVA y los impuestos indirectos.

En el bienestar de las personas:

Así no todos los impuestos se paguen de forma directa o indirecta lo cierto es que sus efectos o consecuencias son asumidos por todos. Por ejemplo, cuando aumentan los impuestos parafiscales asumidos por las empresas, muchas veces estas toman decisiones que afectan directamente a las personas, decisiones tales como:

  • Contratar a menos personas.
  • Recortar su nómina de empleados para conservar rentabilidad y eficiencia económica.
  • Contratar de forma informal para evadir o pagar menos de estos impuestos.

El IVA por ejemplo es otro de los impuestos de consecuencias sensibles si se considera la posibilidad de subir su porcentaje, ya que esto afecta tanto al que compra, al quitarle mayor capacidad de gasto, desestimulando la economía, como al que vende, al quitarle mayor generación de ingresos, generando de esta manera que el Estado recaude menos impuestos.

Impuestos como el impuesto al patrimonio o a las utilidades cobrados a las empresas constituyen un tema de análisis importante, ya que si el Estado se excede en el cobro de estos impuestos, los efectos que traería son: que los empresarios prefieran dejar de invertir, se retiren del mercado para no pagar o en el peor de los casos lleguen a la quiebra debido a que un impuesto como es el del patrimonio implica que las empresas, sin importar si están generando utilidades o no, deben pagar al gobierno por las propiedades que tengan. En teoría, ninguno de los anteriores impuestos es pagado por las personas, pero, las personas si asumen de forma indirecta sus consecuencias, a través de sus efectos colaterales.

Desconfianza en el Estado:

Teniendo en cuenta las bondades teóricas y el origen de la recaudación de impuestos, pagarlos no debería molestar a nadie, pero como su propia palabra lo indica es una imposición convertida en obligación, de lo contrario todo este dinero se podría recoger a través de donaciones por parte de todos los ciudadanos. Lo anterior se debe a que pone en tela de juicio todos los gastos en los que incurre el Estado y ni hablar de los actos de corrupción de sus funcionarios. El hecho es que una de las consecuencias que generan los impuestos es la desconfianza de sus ciudadanos al ver que su dinero recaudado no está siendo bien invertido, generando evasión y reducción de impuestos, no solo ilegal sino también de forma legal, como lo es por ejemplo evitar el impuesto al 4 x 1.000 por medio de las operaciones en efectivo, trayendo como consecuencia que los bancos capten menos dinero, por consiguiente haya menos inversión y por lo tanto que el Estado recaude menos dinero por este tributo.

Altera el comportamiento de las personas:

¿En algún momento se ha alterado, preocupado, o ha sentido incertidumbre e impotencia cuando debe pagar los impuestos de su vehículo, el predial de su vivienda, la renta sobre sus ingresos o cualquier otro impuesto que haya debido pagar? Tenga en cuenta que el Estado no solo recauda dinero sino que también altera el comportamiento de las personas, bien sea porque les cuesta mucho pagarlo, no pueden pagarlo o sencillamente porque buscan la forma hábil de no pagarlo.

En los montos recaudados:

Otro efecto secundario que producen los impuestos excesivos es la relación que existe entre los ingresos de cada persona o empresa y el costo de los impuestos que se cobran en un país, ya que si el gobierno bajara los impuestos es posible que su ingreso aumente debido a la motivación que genera en las personas y empresas generar ingresos, pero si el gobierno sube los impuestos es posible que su ingreso disminuya ya que no hay incentivo o motivación para generar ingreso, si todo este se desvanece por los altos tributos. Precisamente el economista Arthur Laffer explicó su visión acerca de los impuestos mediante la conocida curva de Laffer, la cual relaciona los niveles de recaudación con el aumento de impuestos:

1

Es decir, si medimos el aumento del impuesto, representándolo con T, se tendría una curva de la siguiente forma: cuando el impuesto es T1, el recaudo de este impuesto, será una cantidad positiva mayor que cero (Y1). Si se aumenta el impuesto (T) la recaudación seguirá creciendo, sin embargo llega a un tope hasta alcanzar un máximo en Y3 para el cobro de impuesto T3.

Dicho de otra manera, incluso usted puede haber estado en esta curva. Imagínese como empresario generando ingresos hasta el punto que llega a los topes para declarar renta por esta riqueza. Lo que podría pasar aquí es que se deje de trabajar y se desacelere el ritmo económico que se traía para no generar más ingresos y de esta manera no pagar por más impuestos. Lo que lleva esto a decir es que los impuestos altos llevan a trabajar menos, desestimula la generación de más riqueza, lo que trae como consecuencia que el Estado recaude menos dinero, y los impuestos bajos llevan a trabajar mucho más ya que motiva a generar más riqueza que se traduce en mayor recaudo de impuestos por parte del Estado.

Como se puede notar, el tema de los impuestos es bastante sensible, y un gobierno al momento de diseñar un esquema tributario no solo debe tener en cuenta las anteriores consecuencias mencionadas, sino también la percepción que cada ciudadano tiene de cada impuesto, además de la confianza que debe trasmitir el Estado en la manera como gasta sus recursos para reducir la evasión.

 


  Fuente: Magic Markers Pro

 

Clasificación de los impuestos

Los impuestos pueden clasificarse por medio de diversas tipologías. La clasificación más utilizada, divide a los impuestos en dos grandes grupos: directos e indirectos.

Impuestos Directos: Son aquellos que la persona, empresa o sociedad paga directamente por el patrimonio, o la renta. Ejemplo de este tipo de impuestos son: impuesto a la renta, al enriquecimiento, impuesto predial, impuesto al patrimonio (casa, finca, vehículos, edificios), impuesto a los ingresos, etc. Se le llaman impuestos directos porque se aplica y recauda directamente de las personas o empresas que llegan al límite establecido por el estado para tributar.

Impuestos indirectos: Son aquellos que la persona, empresa o sociedad paga indirectamente a través de la compra de bienes, servicios y las transacciones que se realizan con estos. Es decir que las personas o empresas pagan impuestos al Estado indirectamente al momento de realizar una compra de un televisor, al comprar ropa, al comprar los alimentos, al ir a un restaurante, al hacer uso de un servicio telefónico, o al realizar algún tipo de transacción comercial. Un caso muy común de este tipo de impuesto es el impuesto al valor agregado IVA.

Así que la principal diferencia entre los impuestos directos e indirectos es que el primero lo paga solo aquella persona o empresa que llegue al límite de patrimonio o que genere determinados ingresos suficientes para tributar, por lo que no toda la sociedad está obligada a pagarlos, mientas que el segundo debe pagarlo cualquier persona que tenga la necesidad de comer, vestirse o divertirse.

Los impuestos también se pueden clasificar de la siguiente manera:

Impuestos al gasto: Una transacción de compraventa de algún bien o servicio, o también la importación de bienes de otros países son ejemplo de impuestos al gasto. Es decir que en el momento en que una persona o empresa compra un bien, está pagando el impuesto.

Impuesto al ingreso: Este tipo de impuesto se le genera directamente a la persona o empresa que recibe dinero o pagos en contraprestación a una actividad económica realizada. Aquí se incluyen por ejemplo el impuesto a la renta, el impuesto de retención en la fuente, las contribuciones al SENA, al ICBF entre otros.

Impuestos a la propiedad: Ejemplo de este tipo de impuesto se encuentran el impuesto predial y el impuesto sobre vehículos, es decir estos impuestos son generados por la propiedad de casas, fincas, edificios, tierras, herencias entre otros.

 

¿Qué impuestos existen en Colombia?

¿Conoce cuántos impuestos hay en Colombia? ¿Sabe qué porcentaje le cobran por alguno de los impuestos por los que le toca pagar? ¿Sabe usted que existen impuestos nacionales y otros departamentales? ABCFinanzas.com le explica en el siguiente cuadro el régimen tributario que aplica actualmente en Colombia:

conozca-cuales-son-todos-los-impuestos-que-existen-en-colombia-actualmente-de-acuerdo-al-regimen-tributario

To Top