Conceptos básicos financieros

¿Que son los bienes económicos?

Bienes Económicos, Bienes

BIENES ECONÓMICOS

Los bienes económicos son los bienes que pueden ser adquiridos en el mercado pagando un precio por ellos, es decir, son bienes materiales o inmateriales (servicios) que tienen un valor económico y por esto pueden ser evaluados en términos monetarios. El término “bien” se usa generalmente para nombrar cosas que tienen alguna utilidad para las personas que lo poseen.

En palabras más simples, los bienes son objetos o servicios intercambiables, los cuales son demandados por parte de personas (o empresas) las cuales consideran que dicho bien dará algún tipo de beneficio al obtenerlos o consumirlos; por ende, dependiendo de dicho beneficio y el nicho de demandantes que tenga el bien, las empresas producirán bienes para satisfacer las necesidades de sus clientes.

También son llamados “bienes escasos”, pues estos como su nombre lo indican, no son suficientes para satisfacer las necesidades de todas las personas, por ende la economía busca maximizar la utilidad por medio de la repartición de bienes escasos.

Lo contrario a estos bienes serían los “bienes libres”, los cuales no hacen parte del mercado así sirvan igualmente para satisfacer necesidades. Además, son realmente abundantes o de imposible agotamiento, por ejemplo: el aire.

 

TIPOS DE BIENES

Los bienes pueden clasificarse respecto a diversas variantes y estas mismas representan gran cantidad de bienes. Estos son:

Bienes según su exportabilidad: Dependen de la manera de traslado, estos son:

  • Bienes muebles (trasladables): Se puede comerciar y hacer intercambios con ellos de manera nacional e internacional, pues pueden ser movidos con facilidad. Un ejemplo de estos son las sillas, zapatos, ropa, mesas, etc.
  • Bienes inmuebles (no trasladables): Suelen utilizarse en el sector de la economía donde se producen, ya sea por transporte, impuestos o imposibilidad física de traslado. El ejemplo más claro de estos bienes son las casas, pues estas son técnicamente imposibles de trasladar y por más que haya demanda de estas en otras ciudades o países, estas deben ser utilizadas donde son producidas.
  • Relación con la demanda de otros bienes: en esta clasificación se evalúa la demanda para un conjunto de dos o más bienes, la variación de las cantidades de los bienes se verá sujeta completamente a los precios. Estos conjuntos de bienes pueden ser:
  • Bienes complementarios: Estos bienes tienden a ser utilizados en conjunto, es decir, uno depende del otro. Por ende, si se ve afectada la demanda de uno, se verá afectada la demanda del otro. Por ejemplo las impresoras y los cartuchos de tinta de estos, si aumenta el precio de los cartuchos de tinta, la demanda de impresoras (y de los mismos cartuchos) se verá disminuida, pues si no se tienen los cartuchos no se pueden usar las impresoras.
  • Bienes sustitutos: Son aquellos bienes muy similares, de los cuales uno puede ser sustituto del otro (como su nombre lo indica), si aumenta el precio de uno, la demanda del otro bien aumenta. Por ejemplo, la mantequilla y la margarina, pues son productos similares que pueden cumplir las mismas funciones.
  • Bienes independientes: no dependen en absoluto del otro de ninguna forma. Por ejemplo: las esmeraldas y el helado, las demandas de cada uno son completamente indiferentes una de la otra

Según su durabilidad:

  • Bienes durables: de consumo prolongado, como las prendas de vestir o la música
  • Bienes no durables: Se agotan al primer uso. Por ejemplo, los alimentos
  • Bienes perecederos: Bienes que dejan de ser útiles en un rango de tiempo que no depende del mercado sino de la naturaleza, como las frutas.
  • Según su función:
  • Bienes de consumo: Se obtiene una satisfacción inmediata al consumirlo, como los alimentos o la vivienda.
  • Bienes intermedios: Son bienes los cuales pueden ser transformados para la creación de otros bienes, por ejemplo las materias primas (madera, lana, hierro, algodón…)
  • Bienes de capital: Bienes ya producidos que se emplean para la producción de otros bienes, por ejemplo: camiones, edificios, herramientas, entre otros.
  • Según el régimen de propiedad
  • Bienes privados: Poseen rivalidad y exclusividad; compiten con otros bienes y deben ser adquiridos por un valor.
  • Bienes públicos: No poseen exclusividad ni rivalidad, como el conocimiento, el aire, el agua
  • Monopolios naturales: Tienen exclusividad pero ningún tipo de rivalidad o competencia. Por ejemplo los peajes.
  • Recursos comunes: rivalidad pero no exclusividad, por ejemplo los peces pues naturalmente se tiene acceso a ellos, pero igual hay competencia de mercado por ellos.

Según su comportamiento respecto a los ingresos

  • Bien inferior: a medida que el ingreso aumenta, su consumo disminuye. Por ejemplo, refrescos instantáneos, pues si se tienen más ingresos se preferirá comprar frutas para hacer jugo.
  • Bien normal: aumenta si el ingreso aumenta. Por ejemplo, la energía eléctrica. Estos bienes también pueden clasificarse en:
  • Bienes de lujo: Si aumenta su precio, la cantidad de este bien aumenta. Por ejemplo: los diamantes (pues estos se valorizan)
  • Bienes de primera necesidad: Aumenta si aumenta la renta, pero en menor proporción.
  • Según su necesidad

La clasificación de estos bienes es menos objetiva que el resto, pues esta depende mucho de las preferencias y necesidades del consumidor. Por lo general, en todos se tienen como esenciales los bienes relacionados a las necesidades fisiológicas y a la supervivencia (alimentación, vivienda, medicinas). Después vienen los “deseos”, son el grupo de bienes que no son imprescindibles para la supervivencia y estos se satisfacen después de tener satisfechas las necesidades anteriormente mencionadas.

De igual manera, los ejemplos para esta clasificación no son 100% verídicos, pues cada bien debe ser ajustado al contexto del consumidor a la hora de clasificarse, por ejemplo, los zapatos pueden ser calificados como un deseo pues tener una gran cantidad de zapatos puede ser deseo de alguna persona. Pero para una persona que no tenga ningún par de zapato, este bien se clasifica como de primera necesidad.

 

To Top