Conceptos básicos financieros

Inflación

inflación
Pexels

Inflación

¿Alguna vez se ha preguntado por qué se incrementan los precios de los bienes y servicios en un país? Para poder responder a este interrogante debemos comprender el concepto de la inflación.

La inflación es el incremento generalizado, sustancial y sostenido de los precios de bienes y servicios de un país, cuando esto sucede el dinero pierde valor o capacidad adquisitiva, es decir que el mismo dinero alcanza para comprar menos cosas en dos períodos diferentes. Es importante considerar que sólo podemos hablar de que se presenta inflación cuando se da un aumento generalizado de los precios, y no incrementos aislados o temporales, ya sea de un producto o de un conjunto de estos.

 

¿Cómo se mide la inflación?

La inflación se puede calcular a través del índice de precios al consumidor (IPC), el cual es una medida del costo de vida en una economía. El IPC se basa en los cambios que se presentan en los precios de los bienes y servicios que consumen las personas. De manera tal que la inflación es un promedio y por ello se necesita que la variación de los precios sea general y significativa para que exista.

Ejemplo del cálculo de la inflación:

Supongamos que una familia normal destina $ 200.000 de su ingreso mensual a la compra de bienes básicos; este gasto se distribuye en varios bienes de la siguiente manera:

inflación

A partir de la información anterior debemos calcular el peso ponderado de cada producto en el gasto. Para ello dividimos la cantidad de dinero que se destina para cada producto sobre la cantidad de dinero total disponible para consumo.

1

Ya hemos calculado el porcentaje del gasto que se destina a cada producto. Ahora, para calcular el IPC necesitamos del precio de cada producto en el mercado. Supongamos los siguientes precios:

1

Bajo el supuesto de que esta sea la canasta básica de consumo, el IPC se obtendrá al multiplicar el precio de cada producto por su ponderación en el gasto familiar:

1

El cálculo anterior corresponde al IPC mensual de un período determinado, de tal forma que es posible calcularlo para otros meses, evidenciando si el costo de vida de las familias aumenta o disminuye. El crecimiento del IPC en un período se corresponde a la tasa de inflación. De manera tal que si comparamos de dos meses seguidos, estamos calculando la inflación mensual, y si comparamos dos años seguidos, estamos calculando la inflación anual. Así por ejemplo:

1

 

Causas de la inflación

La inflación suele tener múltiples causas, en ocasiones simultaneas que nos obligan a hacer un diagnóstico completo donde se incluyan todas ellas. También debemos tener en cuenta otros aspectos como la historia, la cultura, la política, etc., estos elementos tienen gran influencia en la formación y variación de los precios. Sin embargo en términos más económicos las causas de la inflación se pueden definir como las siguientes:

Monetización del déficit del gobierno: se da cuando un gobierno tiene déficit fiscal y recurre a la financiación de su déficit mediante un endeudamiento o mediante la emisión de moneda.

Política monetaria expansiva: es cuando el banco central de un país decide aumentar la oferta monetaria para estimular la producción. Sin embargo, si la demanda de dinero o la producción no crecen junto con la oferta, se puede generar inflación.

Inflación por demanda: cuando hablamos de inflación por demanda nos referimos al aumento de los precios a causa del exceso de demanda de bienes, es decir, se requieren más bienes de los que hay disponibles en el mercado por lo cual estos se hacen escasos y los vendedores cobran más por ellos.

Inflación debida a la oferta: esta inflación se da a causa del incremento en los salarios o insumos con los que se produce un bien, debido a que producir un bien es más costoso y las ganancias de las empresas se reducen estas no se ven incentivadas a producir dicho bien, por lo cual la oferta disminuye, dando como resultado una demanda constante en la que los bienes se hacen escasos y el precio aumenta.

Inflación estructural: Esta hace referencia a cambios en la estructura productiva de un país, donde dichos cambios se traducen en aumentos de precios al resto de la economía.

 

Tipos de inflación

Existen diversos tipos de inflación, ellos son:

Inflación moderada: Cuando hablamos de inflación moderada nos referimos al escenario en el cual los precios se incrementan de forma gradual y, en consecuencia, se mantienen relativamente estables. En esta situación, existe la confianza en la economía del país y la gente tiende a depositar su dinero en los bancos.

Inflación galopante: Cuando hablamos de inflación galopante nos referimos al escenario en el cual el alza de precios en un periodo se dispara y se incrementan en tasas de más de un dígito, es decir, un 25%, un 30% o un 130%. En un país con esta situación el dinero pierde valor a una gran velocidad, por tanto, surgen grandes cambios en su economía. En situaciones como esta la población tiende a vivir con lo justo y necesario, sin lujos ni nada que no sea imprescindible para el sustento diario.

Hiperinflación: Cuando nos referimos a la hiperinflación, hablamos de un caso muy particular de inflación, que se da cuando el alza de bienes y servicios al cabo de tres años es de más del 100% o la inflación mensual es mayor al 50%. Una situación de hiperinflación se caracteriza por traer consigo una profunda crisis económica, dado que el dinero pierde su valor a un ritmo acelerado y la capacidad de las personas para comprar bienes y servicios con papel moneda es casi nula.

Deflación: Cuando hablamos de deflación, nos referimos a una caída generalizada del nivel total de los precios de bienes y servicios, La deflación es muy peligrosa pues genera un cambio radical en las expectativas en la población haciendo que los consumidores, antes de consumir, prefieran esperar a que los precios caigan todavía más, produciendo una mayor recesión.

 

¿Por qué y a quiénes afecta la inflación?

Anteriormente definimos el concepto de inflación y sus causas, sin embargo no hemos definido el efecto que tiene esta sobre los consumidores, los inversionistas y los prestamistas. Está claro que se trata de un parámetro macroeconómico pero su influencia en los bolsillos de los ciudadanos de un país es más que evidente.

Consumidores: Cuando hablamos de los consumidores podemos encontrar múltiples efectos, el primero de ellos es la pérdida de poder adquisitivo, ya que con la misma cantidad de dinero se pueden comprar menos productos. Los productos que más incrementan sus precios en épocas de inflación son los de mayor consumo o de primera necesidad por lo cual resulta difícil prescindir de ellos, por ejemplo si la comida o la ropa suben de precio las economías familiares se resienten. Por otra parte si el incremento de los precios no se ve compensado por un aumento en los salarios las personas tendrán más dificultades para cubrir todas sus necesidades.

Para aquellos que ahorran la inflación trae consigo problemas relacionados con el gasto de dinero, debido a que en la adquisición de bienes y servicios gastaran más dinero por cual la parte que destinan para el ahorro es menor.

Inversionistas: Los inversionistas hacen un seguimiento constantemente a este índice inflacionario para conocer el futuro de las tasas de interés. Las tasas de interés son importantes porque, además de tener un impacto directo en la cantidad del capital entrante a un país, también dicen mucho acerca de las transacciones venideras basadas en dólares. Por otra parte los inversionistas se ven afectados debido a que la rentabilidad de sus inversiones debe ser mayor a la inflación, de lo contrario tendrán rentabilidades negativas.

Prestamistas: Para aquellos que prestan dinero, los préstamos bajarán su precio real. Si no hay un reajuste de los intereses, al reducirse el valor del dinero éstos resultarán más asequibles para los deudores.

 

¿Quién y cómo se calcula la inflación en Colombia?

Para el caso de Colombia el organismo encargado de realizar el cálculo del IPC en Colombia es el DANE. Para el cálculo del índice, el DANE recolecta los precios de los productos en 13 ciudades del país, en donde visita 25.000 establecimientos de los cuales se recogen mensualmente entre 75.000 y 80.000 precios de los bienes y servicios que integran la canasta familiar para 3 niveles de ingresos diferentes: bajos, medios y altos.

La metodología del DANE además agrupa la canasta familiar en 8 categorías y asigna un factor de importancia a cada una de ellas según su importancia en el gasto de las familias y dada la frecuencia con que son consumidos los artículos que las integran. Posteriormente el DANE procesa los datos y calcula el crecimiento de los precios por grupos, subgrupos y productos.

To Top