Dinero y política monetaria

Revaluación y devaluación

revaluación y devaluación
Google

Revaluación, apreciación, devaluación y depreciación de la moneda


Los movimientos de la tasa de cambio se denominan de una forma específica, y dependen del tipo de régimen cambiario. Cuando el precio de la divisa aumenta y esto tiene lugar en un régimen cambiario fijo, se conoce como devaluación de la moneda local. Si dicho aumento en el precio de la divisa se da en un régimen cambiario flotante, se conoce como depreciación de la moneda local.

Cuando la moneda local se devalúa o se deprecia, esta pierde capacidad adquisitiva, es decir, pierde poder de compra. Esto se sustenta en el hecho de que cada vez cuesta más adquirir una unidad de moneda extranjera (divisa). De esta forma, cuando la tasa de cambio aumenta, la moneda local se debilita, perjudicando en gran medida las importaciones del país, lo cual redunda en un aumento generalizado de precios.

Cuando el precio de la divisa cae y esto tiene lugar en un régimen cambiario fijo, se conoce como revaluación de la moneda local. Si dicha caída en el precio de la divisa se da en un régimen cambiario flotante, se conoce como apreciación de la moneda local.

Cuando la moneda local se revalúa o aprecia, esta gana capacidad adquisitiva, de manera que cuesta menos adquirir una unidad de moneda extranjera. De esta forma, cuando la tasa de cambio baja, la moneda local se fortalece.

 

¿Cómo se afecta el precio de las divisas?

El precio de una divisa se ve afectado en mayor medida por la oferta y la demanda de la misma. Dependiendo del régimen cambiario el banco central puede intervenir en dichas condiciones de oferta y demanda.

Cuando un país recibe una gran cantidad de dólares derivados de las exportaciones de sus productos, por ejemplo el petróleo, las divisas tienden a bajar, dado que existe una alta oferta de estas. Por tal razón, los precios del petróleo afectan de manera directa el precio de las divisas, incidiendo de forma importante en la oferta. En un sistema cambiario fijo, el banco central debe intervenir en el mercado comprando divisas con moneda local, de manera que equilibre la oferta y aumente la cantidad de moneda local que circula en la economía.

En los sistemas cambiarios flexibles, el banco central limita su intervención a los momentos en que el precio de la divisa afecte de manera drástica a la economía; de manera tal que en caso de recibir grandes cantidades de dólares, por ejemplo, el banco no interviene, el precio de la divisa bajará, dado que su oferta es mayor que su demanda.

Un producto como el petróleo incide fuertemente en los países exportadores del mismo. Una caída en la cotización internacional del petróleo reduciría de forma importante la cantidad de dólares que ingresan a una economía, de manera tal que la oferta de la divisa en el país disminuye y la tasa de cambio se dispara.

Un factor importante para considerar la variación de los precios internacionales del petróleo es sin duda su oferta y demanda, razón por la cual el comportamiento de países de alta demanda como EE.UU es vital para determinar el comportamiento de las divisas. En la actualidad EE.UU ha aumentado su producción interna de petróleo de forma considerable, aumentado dicho sea de paso, sus reservas, lo cual ha disminuido sus importaciones del crudo, afectando de manera drástica el valor de la moneda de países como Colombia y Venezuela.

 

Vídeo explicativo… (Vía Magic Markers)

 

 

 

To Top