Consumo inteligente

Las finanzas personales y el ciclo de vida

Pexels

Las finanzas personales y el ciclo de vida

El Balance general personal es un claro indicador de nuestro bienestar financiero. A través de él podemos identificar aquellas posesiones con las cuales generamos nuevos ingresos (activos) y aquellas posesiones con las cuales generamos nuevos gastos (pasivos). Con esta información, podemos claramente identificar nuestro nivel de riqueza y nuestro nivel de endeudamiento.

El Balance general personal puede variar de forma sustancial de un individuo a otro, sin embargo, generalmente este se encuentra correlacionado con la etapa de la vida en la cual nos encontramos. Existen innumerables realidades financieras, pero en gran parte las personas suelen tener características comunes dependiendo del ciclo de vida.

Por ejemplo, es normal encontrar que la mayoría de las personas se encuentran en cierto modo financieramente subsidiadas al inicio y al final de su ciclo de vida. Al inicio podemos encontrar que en general los subsidios provienen de ayudas familiares, como por ejemplo la manutención de parte de los padres; al final es común que las personas reciban ingresos del Estado, como por ejemplo las remesas pensionales.

En la etapa productiva, las personas pertenecen, en gran parte, a un régimen contributivo, de manera tal que subsidian a una o varias personas de su propia familia, a través de aportes voluntarios; y a la sociedad misma, a través de aportes impuestos.

Tal como se indicó, existen innumerables realidades financieras que dependen de múltiples factores, sin embargo, ABCFinanzas.com le muestra las características generales de cada etapa del ciclo de vida financiero:

 

Fase 1: Consumo de rentas familiares

Esta fase, puede comprender desde el nacimiento hasta los 25 años de edad de una persona. Es una etapa de preparación para la vida financiera, de manera tal que se presentan inversiones en educación que pueden ir desde la educación básica, hasta el primer estudio de pregrado. El trabajo, y los ingresos relacionados a esta fase se presentan con cierta inestabilidad, de tal manera que pueden clasificarse como esporádicos y alternativos.

Los ingresos que recibe una persona en esta primera fase de su ciclo de vida financiero suelen corresponder a rentas familiares (apoyo de los padres, tíos, etc.) o a subsidios estatales (cuotas de sostenimiento, cobertura educativa básica, etc.). Es normal que el Balance general arroje un patrimonio nulo, puesto que la acumulación de ahorro es poco frecuente y los pasivos suelen recaer en terceros (familia, gobierno, etc.).

 

Fase 2: Consolidación familiar

Aunque corresponde a la segunda etapa del ciclo de vida financiero, constituye la primera etapa productiva, y puede comprender desde los 25 hasta los 45 años de edad de una persona. Así entonces, se encontrará que esta etapa está relacionada con la construcción de una familia.

Los ingresos pueden empezar a percibirse como constantes y obtenidos por medio del trabajo, al inicio de esta etapa, pueden ser relativamente bajos, pero alcanzarán una mayor estabilidad y peso a través del paso del tiempo. Es normal que el Balance general personal arroje un alto nivel de endeudamiento, debido a que la economía se ve afectada por las primeras grandes adquisiciones que generan gastos (pasivos), como los son el carro, o la vivienda.

 

Fase 3: Consolidación económica

Esta tercera etapa del ciclo de vida financiero, constituye la última etapa productiva, y puede comprender desde los 45 hasta los 65 años de edad de una persona. Así entonces, se puede evidenciar como las personas alcanzan un tope en su remuneración o ingreso laboral, puesto que los profesionales o técnicos se vuelven expertos, y deberían cobrar como tal.

Los ingresos alcanzan el mayor grado de estabilidad, y esto debería significar una acumulación positiva de patrimonio, aunque vale la pena considerar que es frecuente que esta se convierta en la etapa de mayor gasto económico, sin embargo se caracteriza por la reducción del endeudamiento adquirido en la fase correspondiente a la consolidación familiar.

 

Fase 4: Consumo de rentas laborales y patrimonio

La última etapa del ciclo de vida financiero se caracteriza por la jubilación y el final del ciclo productivo. Es normal que durante esta fase no se reciban rentas provenientes de la labor y es un momento crucial en el cual el patrimonio positivo adquirido a lo largo de la vida juega un papel fundamental. La tranquilidad y la libertad financiera son objetivos de vida, y como tal las personas disfrutan en mayor o menor medida de estos de acuerdo al estilo de vida elegido.

1

Para concluir…

Puede concluirse que el análisis del ciclo de vida financiero es una herramienta de referencia interesante, y que a pesar de que no existen reglas exactas en términos de edad, patrimonio, endeudamiento, y muchas otras variables, puede servir de indicador para una adecuada estrategia financiera y un adecuado proyecto de vida encaminado en la búsqueda de la tranquilidad y riqueza.

To Top